Cita previa: 619 70 34 31
Cita previa: 619 70 34 31

Fecundación in vitro (FIV): Procedimiento y alternativas

FIV ciclo natural

La fecundación in vitro (FIV) es un procedimiento de reproducción asistida, realizado en un laboratorio especializado. Su finalidad es fecundar los óvulos, recuperados del interior de los folículos del ovario y procedentes de un ciclo natural (FIV ciclo natural) o de un ciclo estimulado (con medicación), con los espermatozoides seleccionados (buena movilidad-morfología visualizada con el microscopio) de la pareja o de un donante.

El folículo es la estructura del ovario en cuyo interior se encuentra el óvulo (ovocito), que es el gameto femenino a fecundar por el espermatozoide (gameto masculino). De su fecundación se obtendrá el embrión. Este se transfiere (deposita) en el interior de la cavidad uterina para que implante y dé lugar a una gestación viable y a un recién nacido vivo al finalizar la misma.

Diferentes técnicas de fecundación

A la hora de fecundar el óvulo o los óvulos recuperados, se suele emplear la técnica de la ICSI (inyección del espermatozoide en el interior del óvulo). Esto es lo que denominamos una FIV-ICSI.

La otra forma de fecundación que disponemos, es dejar en contacto el óvulo/s con un número adecuado de espermatozoides (50.000-100.000 espermatozoides móviles durante 17-20 horas) para que uno de ellos fecunde al óvulo/s. Hablamos en este caso de una FIV Clásica, en la que tenemos que tener en cuenta que no podremos utilizar una PGT (Técnica Genética Preimplantacional), para seleccionar el embrión que vayamos a transferir. Al poder haber material cromosómico múltiple de los espermatozoides que hayan intentado fecundar el ovocito, esta circunstancia podría alterar el resultado de la técnica genética.

Respecto a los óvulos (ovocitos) que vamos a poder recuperar, estos pueden proceder de un ciclo estimulado (con medicación que permite que arranquen múltiples folículos) o de un ciclo natural (en el que habitualmente se seleccionará un único folículo de forma natural, por lo que se podrá recuperar un único ovocito).

Lo habitual, al tener mejores porcentajes de éxito, es que se estimule el ciclo ovárico con medicación, administrada por vía subcutánea. Esto permite poner en marcha múltiples folículos en los ovarios. Es lo que llamamos una FIV-ICSI en ciclo estimulado.

Por tanto, al disponer de un mayor número de ovocitos en los ciclos estimulados, tendremos un mayor número de embriones. En consecuencia, será mayor la posibilidad de embarazo con los óvulos de ese ciclo.

FIV ciclo natural

De forma natural, sin estimular el ovario con medicación, se suele poner en marcha un único folículo en cada ciclo ovárico, que puede permitir la recuperación de un óvulo, que puede fecundar y dar lugar a la transferencia de un embrión. Está técnica es conocida como FIV ciclo natural.

¿En qué consiste la FIV ciclo natural?

La FIV ciclo natural la podemos realizar de dos formas diferentes:

  • En ciclo natural puro. No empleamos un inductor de la ovulación, y en función de la positividad de la LH en orina o de los niveles de LH y E2 en sangre, decidiremos el momento de la punción.
  • En ciclo natural modificado. En este caso empleamos un inductor de la ovulación (hcG recombinante) para que a las 36 horas de su administración, vía subcutánea, procedamos a la punción ovárica para recuperar el ovocito.

La FIV ciclo natural tiene las ventajas de que evitamos el empleo de la medicación necesaria para que se seleccionen múltiples folículos de cada ovario. Por tanto, la tolerancia de la paciente será mejor al no producirse una hiperestimulación ovárica, y el folículo seleccionado y la maduración del ovocito, transcurren de forma natural. De este modo, disminuimos los riesgos de la FIV-ICSI en ciclo estimulado (embarazo múltiple, hemorragias-infecciones postpunción y síndrome de hiperestimulación ovárica).

La FIV en ciclo natural es un procedimiento que podría realizarse sin sedación y, por todas estas situaciones comentadas, el ciclo también va a ser mucho más económico para la paciente o pacientes implicados.

A su vez, la FIV en ciclo natural, puede ser el procedimiento a realizar en aquellos casos en que esté contraindicada la medicación necesaria para el múltiple reclutamiento folicular (alteraciones en la coagulación o antecedente de enfermedades hepáticas, renales, neoplásicas…)

También hay que resaltar que la FIV en ciclo natural permite la transferencia en fresco del embrión obtenido sin tener que vitrificarlo (congelarlo) antes de su transferencia al disponer de una mejor calidad endometrial al no verse la misma afectada por las medicaciones que empleamos en los ciclos estimulados.

La edad, un factor pronóstico importante

Y finalmente, hay que hacer referencia a que los mejores resultados de la FIV ciclo natural los obtenemos en las pacientes por debajo de 35 años. Cabe recordar que el factor pronóstico más importante, para la consecución del embarazo, es la edad materna.

La tasa de embarazo clínico (prueba de embarazo positiva y visualización del saco gestacional) en la FIV en ciclo natural, depende sobre todo de la edad de la paciente. Esta tasa se encuentra sobre un 20-30% por ciclo en pacientes por debajo de los 35 años.

¿Cuáles son sus inconvenientes?

La gran desventaja en la FIV ciclo natural es que contamos, generalmente con un solo folículo seleccionado. Por eso, los porcentajes de éxito en la recuperación del ovocito, su fecundación y la posterior transferencia e implantación del embrión obtenido, son menores, con unas tasas de cancelación elevadas, que impiden la transferencia embrionaria hasta en un 30 % de los casos.

Firmado: Dr. José Mª Martín Vallejo (Especialista en Obstetricia y Ginecología, nº colegiado 464619238. Experto en Reproducción Asistida / Miembro de la SEF).