Cita previa: 619 70 34 31
Cita previa: 619 70 34 31

Aborto de repetición: causas, diagnóstico y tratamientos

Aborto de repetición

Aunque no existe un consenso definido, se define el aborto de repetición cuando se detiene la gestación (hasta la 20 semana de gestación) en 2 ocasiones de forma consecutiva o en más de dos ocasiones de forma alterna, estando habitualmente excluidas de esta definición las gestaciones extrauterinas (fuera del útero), los abortos bioquímicos (no se forma saco gestacional) y las gestaciones molares (forma de embarazo con degeneración de la futura placenta).

Entre las causas demostradas del mismo sólo se encuentran las cromosómicas (suponen sobre el 50 % de los casos) y el síndrome antifosfolipídico (sobre un 10-15 % de los casos). Sobre el 40-50 % de los abortos de repetición van a quedar sin un diagnóstico.

El síndrome antifosfolipídico es la única causa no cromosómica demostrada de aborto de repetición. Debe cumplirse para su diagnóstico al menos un criterio clínico (trombosis vascular, complicaciones gestacionales) y un criterio analítico (presencia de anticoagulante lúpico, presencia de anticuerpos anticardiolipina).

Entre las causas no demostradas pero probables tenemos las alteraciones anatómicas uterinas (tabiques uterinos-septos, presencia de adherencias-sinequias o presencia de miomas que ocupen o deformen la cavidad uterina), las trombofilias (exceso de coagulación) y la resistencia a la insulina en mujeres con ovarios poliquísticos.

Como causas no demostradas están las endocrinas (diabetes, alteraciones tiroideas, hiperprolactinemia y la insuficiencia del cuerpo lúteo), las infecciosas y las autoinmunes (auto anticuerpos) no relacionadas con el síndrome antifosfolipídico.

Entre las causas no demostradas en investigación están las aloinmunes (la madre rechazaría moléculas de origen paterno expresadas por el feto), endometriales y hematológicas.

Aborto de repetición: Pruebas diagnósticas y tratamientos

Dado que la causa principal de abortos de repetición es la cromosómica, debemos solicitar un cariotipo (fórmula cromosómica de cada individuo) a cada uno de los miembros de la pareja.

Para descartar patología uterina, que pudiera condicionar la existencia de los abortos de repetición, habrá que evaluar la cavidad uterina mediante la realización de una histeroscopia diagnóstica.

Una analítica sanguínea permitirá la valoración de la parte analítica del síndrome antifosfolípido y la posible existencia de trombofilias.

Una vez expuestas las posibles causas y pruebas diagnósticas disponibles del aborto de repetición, encontramos los posibles tratamientos.

Si en el estudio solicitado (cariotipos, histeroscopia diagnóstica y analítica) no se encuentra ninguna alteración, existe la posibilidad de estudiar cromosómicamente los embriones mediante la realización de una Técnica Genética Preimplantacional para Aneuploidías (PGT-A).

Si se diagnóstica un síndrome antifosfolipídico, el tratamiento del mismo es el empleo de ácido acetil salicílico (A.A.S.) a bajas dosis más heparina de bajo peso molecular (H.B.P.M.).

En el caso de alteraciones en la cavidad uterina se puede proceder a la resolución de las mismas mediante histeroscopia quirúrgica.

Finalmente, cabe destacar que el estrés puede disminuir el aporte de oxígeno al embrión, por lo que reducir el estrés psicosocial, mediante un cuidado emocional a la paciente, podría mejorar el resultado gestacional.

Firmado: Dr. José Mª Martín Vallejo (Especialista en Obstetricia y Ginecología, nº colegiado 464619238. Experto en Reproducción Asistida).

Si quieres más información sobre el tratamiento, no dudes en contactarme.